Martes 21 Mayo 2019

Exposición Moro Instalación

Jueves 2 de Junio de 2011

El Museo de Arte Contemporáneo Esteban Vicente, donde José María Moro comenzó su etapa de formación cuando éste albergaba la Escuela de Artes y Oficios de Segovia, presenta en su jardín una extraordinaria instalación, coincidiendo con la publicación en tres tomos de su trayectoria artística.
La trayectoria de Moro (Madrid, 1933), proviene de una sólida formación académica en la Escuela Municipal de Artes y Oficios de Segovia y en las Escuelas Superiores de Bellas Artes de Sevilla y Madrid. Desde sus inicios Moro propone un arte innovador incomprendido por sus coetáneos que le obligará, para financiar su obra más personal y arriesgada, a aceptar todo tipo de encargos: retratos, monumentos…., y a trabajar como profesor en instituciones académicas de prestigio. A partir de los años 60 viaja a Francia, Ibiza, Barcelona y Suiza. Su obra se aleja de los cánones más tradicionales y se hace abstracta. Utiliza materiales de desecho, madera y clavos de hierro, para componer formas expansivas y livianas que dejan al descubierto y conectan el espacio interior con el exterior. Formas también agresivas de las que emana una dramática fuerza vital.  En 1967 se traslada a Puerto Rico y Nueva York, donde encuentra la interlocución necesaria para el desarrollo de su obra.

En la década de los 70 incorpora nuevos materiales: plástico, cilindros de acero, metacrilato, hierro pintado, residuos urbanos, escayola, lanas de colores y tela encolada. Durante este período predominarán las esculturas geométricas transparentes, penetrables con la vista, agujereadas modularmente y atravesadas por cilindros de colores con posiciones cambiantes. Provoca de esta manera la participación del espectador permitiendo la modificación de las obras originales. Desde ese momento incorpora su interacción con las obras. La brillante utilización del color, el sentido lúdico, participativo y la creciente necesidad de abrir su obra al espacio exterior, desembocará en los años 80 en una serie de intervenciones públicas en plazas y paseos de diferentes ciudades de la geografía española. Son auténticas invasiones en el espacio, en las que intervienen materiales, sonidos, personas, animales o vegetales. El proceso, el carácter público del espacio y la participación del público constituyen sus rasgos esenciales. Estas acciones, “performances” o “happenings” quedarán documentadas en fotografías y grabaciones en vídeo.

El reconocimiento institucional de su obra se verá plasmado en las siguientes décadas en las que numerosas instituciones culturales y museos, realizarán exposiciones parciales o antológicas de su obra en grandes espacios. Serán instalaciones específicas, con obras de grandes formatos realizadas con materiales ligeros que simulan pesantez, contundencia. Se observa una vuelta a la geometría y al bulto redondo con formas inspiradas en herramientas y objetos industriales de escala descomunal, coloristas o monocromas. Esta vez juega en la instalación con la percepción del espectador que transita por los espacios interiores y exteriores. Alterna estas instalaciones con otras de carácter más orgánico y barroco, ambas efímeras y que como dice Eva González -editora del libro Moro Escultor-, son “metáforas simultáneas que conjugan el absurdo cotidiano con el deseo de transcender y conviven provocando contrastes y reflexiones múltiples”.

Fuente: Museo de Arte contemoporáneo Esteban Vicente