Martes 21 Mayo 2019

Agustí Domingo Ortiz

Jueves 27 de Octubre de 2011

Desde el 21 de octubre, las Salas de las Caballerizas del Torreón de Lozoya nos permitirán disfrutar de la primera muestra monográfica del artista Agustí Domingo Ortiz en este espacio que continúa de este modo con su principal vocación de apoyo al arte y los artistas segovianos o vinculados a Segovia.La muestra permanecerá en el Torreón de Lozoya (Pza. San Martín, 5 de Segovia) hasta el próximo día 20 de noviembre, en horario de de 18.00 a 21.00 h, de martes a viernes y de 12.00 a 14.00 h y de 18.00 a 21.00 h los sábados y festivos.
A. Domingo Ortiz (como a él mismo le gusta escribir su nombre, con minúsculas) es un artista catalán afincado en Palazuelos de Eresma desde hace varios años. Su trayectoria expositiva arranca del año 1978 con la muestra celebrada en la Galería Gavón-Adriá de Barcelona, a la que han seguido numerosas exposiciones en su ciudad natal –Tarragona-, Andorra, Zamora, Madrid, Valladolid o Segovia, entre otros lugares. Varios espacios de nuestra ciudad y provincia han permitido contemplar su obra, como fueron las exposiciones celebradas en La Casa del Siglo XV en 1992 y 1996, la de 2008 en la Librería Entrelibros, o la pudo verse en el Centro Cultural “Cronista Herrera” de Cuéllar en 2009. Esta primera muestra en la Sala de las Caballerizas del Torreón de Lozoya lleva por título “AMBIGUA. a la memoria de Georg Trakl”, con la particularidad de que la letra “A”, tanto la inicial como la final del término “Ambigua”, se muestra invertida. H. Haller, autor del texto que abre el catálogo nos amplía el significado de tal epígrafe: “La ambigüedad es su tema recurrente y el que hace que la obra tenga un interés que hay que descubrir, no sólo hay que mirar. Esta obra tiene múltiples lecturas y relecturas, no es fácil de digerir. Es hermética y distanciada del mundo, presenta sus propios viajes de huída (sin retorno), estudios sobre el movimiento inútil, y consigue representar el absurdo “ir y venir” sin ningún fin ni argumento válido. […] Un último dato: para conseguir una mirada más completa sería recomendable “mirar y escuchar”, le acompañan la música, entre otros, de Morton Feldman y Bernd Alois Zimmermann…; también los poemas de Georg Trakl, Alejandra Pizarnik… y este es el resultado: Poesía-Música-Pintura, una obra coherente, difícil y de una lenta y tranquila evolución”.

Fuente: Obra social y Cultural de Caja Segovia