Domingo 27 Mayo 2018

Por los Reales Sitios

 La Granja de San Ildefonso - Palacio de Riofrío - Trescasas

 

JavaScript debe ser habilitado para poder utilizar Mapas de Google.
Sin embargo, parece que JavaScript está deshabilitado o no soportado por su navegador.
Para ver Google Maps, habilite JavaScript cambiando las opciones de su navegador y vuelva a intentarlo.

 

Situadas al sur de la provincia de Segovia, las localidades de La Granja de San Ildefonso, Valsaín y Riofrío, han sido, durante siglos, lugar de descanso y ocio para los monarcas españoles.

El primer lugar escogido por los reyes fue Valsaín, pequeña localidad situada a 14 kilómetros de Segovia. Su Palacio fue probablemente fundado por los Trastámara. Tristemente, quedó en ruinas tras el incendio ocurrido en 1697. Hoy en día, sólo los restos de sus muros nos muestran cómo pudo ser la estructura original de tan bellamente emplazado edificio, esplendoroso en su su época dorada, durante los siglos XVI y XVII.

El Espléndido Palacio de la Granja de San Ildefonso fue ordenado construir según los principios de la estética francesa e italiana de la época. Su edificación comenzó en 1721, reutilizándose para ello materiales del Palacio de Valsaín. El palacio alberga una bellísima colegiata, en la cual reposan los restos de Felipe V e Isabel de Farnesio, así como multitud de piezas y lámparas provenientes de la Real Fábrica de Vidrios y Cristales de La Granja, actual Museo y Centro Nacional del Vidrio. Es sin duda una de las obras más representativas del barroco español, comparable al mítico Palacio de Versalles; fue creado por Ardemans.

Especial mención merecen los impresionantes jardines de Palacio, así como sus fuentes. Dioses, ninfas y otras criaturas mitológicas dominan estas últimas y presiden sus espectaculares juegos de agua entre tilos, castaños, arces, pinos y fresnos centenarios. Si tenemos suerte podremos incluso disfrutar de la compañía de algún gamo.

El Palacio de Riofrío fue arrendado por Felipe V, en 1.724, como residencia de caza. La construcción se emplaza en un hermoso paraje, rodeado de un bosque de encinas poblado por gamos, y conserva un completo museo cinegético de los monarcas españoles, además de una interesante pinacoteca. Destacan la majestuosa escalera de honor y los papeles pintados de la época.
Alfonso XII, tras la muerte de María de las Mercedes, lo escogió como lugar de retiro.

Visita imprescindible es también la Iglesia de Trescasas, del siglo XVIII, que alberga en su interior una interesante colección de pinturas.